Etapa 6

ETAPA 6: BRAGANÇA-VINHAIS

RECORRIDO DEL TRAYECTO = 31.25KM

Bragança – Vinhais

 El itinerario cultural del Camino Portugués de la Vía de la Plata, tiene su origen en Zamora, pasando por las siguientes capitales: Bragança, capital del Nordeste de Portugal; Orense, capital del Sur de Galicia; y Santiago, donde finaliza la peregrinación al Apóstol, del recorrido de esta decimoquinta etapa.

BraganÇa, Concelho, y capital del Nordeste de Portugal. Existe históricamente desde el Siglo I, siendo concedido Foral en 1187, por Sancho I, y en 1464 a petición de D. Fernando (2º Duque de Bragança), recibe de Alfonso V, el foro de Ciudad.

Ciudad, que da testiminio de varias épocas, forma un conjunto monumental en el que destaca el sistema defensivo amurallado. En construcción de carácter religiosa, destacan en el área urbana las iglesias de Santa María y San Francisco, de San Benito y San Vicente. Como cultura, dispone de on conjunto de museos que pueden visitarse con grandes obras artísticas.

La región de Trasosmontes, tan vinculada a Zamora, domina el peregrinaje de esta nueva etapa qe arranca en Bragança y concluye en la patrimonial ciudad de Vinhais. Casi 29km de camino por valles profundos y encajados, aderezados con la generosa naturaleza y regados por los ríos Tuela y Baceiro, que discurren entre los ricos espacios forestales. Portugal vuelve a sorprender al peregrino, y sus gentes dejan una estela de hospitalidad inigualable.

Bragança, capital del Parque Natural de Montesinho, es el punto de partida de la nueva etapa del Camino Portugués. Tras su paso por la Rua de Estaçao, Rua Alesandre Faria, Glorieta de Av. Agualdo de Oliveira, Rua Nogueira y Rua Lourenço Marques. Al final de la misma, el recorrido arranca por una pronunciada de tierra. Desde el principio el pricipio del camino la naturaleza es generosa con los andantes. En Primavera, la jara de rosas blancas y olorosas, cantueso, amapolas, margaritas y otras especies, colorean los angostos valles que marcan el camino. Aires primaverales que acompañan el paso del caminante y suavizan unac uesta que ofrece el puente al cruzar la Autovía E-82. Apenas unos metros y comienza una nueva ascensión pr el camino, que llega hasta la carretera municipal que se debe tomar hasta el cruce de Donai, continuando por la izquierda, de la carretera hasta el siguiente cruce de Sabariz, que se debe tomar a la izquierda, que conduce a desembocar en Lagomar, donde se encuentra la Iglesia de Santiago a la salida del pueblo. Discurre por una senda empedrada que vuelve a ser empinada. La ciudad de Bragança quedó atrás, a unos siete kilómetros, pero aún puede atisbarse gracias a la altura que ha ido tomando el camino y que allá en lontananza descubre una gran urbe mientras los castaños comienza a asomarse. Los árboles centenarios se conjugan con hermosas praderas. El bosque del Parque Natural estimula la dureza de un camino tan atrayente como desconocido. El trayecto adquiere tintes bucólicos, salpicado por la arboleda, campos de cereal y pequeños valles que desembocan en Portela, donde los vecinos llenos de coraje, ante el abandono de los organismos competentes, dedican un día al año de sus esfuerzos al arreglo del Camino que conduce al pueblo, dentro del término local al que pertenecen. Son aportaciones comunitarias de los pocos habitantes que mantienen la vida de Portela.

Se retoma la marcha entre arbolado y alguna pradera en dirección Nordeste, cruzando la carretera N-1034, que acompaña el camino serpenteándose en paralelo, prácticamente en todo su recorrido. Se inicia una subida por un monte con cabezo redondeado, hasta su coronación de 877 metros de altitud. Primer punto del camino, segundo en altitud. Iniciando el descenso al pueblo de Castrelos. Dejando a un lado la Iglesia de San Bernardino de Siena. Comienza la andadura con una bajada, que el andante, después de la constante persecución de las alturas, no en vano en esta región transmontana, las altitudes más frecuentes oscilan entre los 500 y 900 metros. El camino sigue por el puente de Castrelos, por el que discurre el Río Baceiro, donde se observa un horno y un molino. A partir de ahí, se inicia una subida, seguida de una pequeña bajada y de nuevo las cuestas empinadas, esta vez entre campos de labor. Después de cruzar la carretera anteriormente mencionada, vuelve a retomarse el camino Montaraz, con hermosas vistas que ofrecen una perspectiva de lo andado. En campo abierto, colmado de praderas, que se intercalan con castaños “Grossos”, con prados donde pasta el ganado, y es así entrando en el Nordeste transmontano, como se llega a Soeira. Freguesía del Concelho de Vinhais, donde la Iglesia presenta una singular Portada y una hornanica guarda una imagen de Santiago Apóstol. La partida de Soeira concede al andante el alivio de una bajada por una senda de prados a la derecha y fincas de labor a la izquierda, hasta incorporarse a los valles con castaños, fresnos y robles mandando a lo largo de un trayecto de gran atractivo natural. La etapa es todo un regalo para el caminante, que llega así hasta el puente medieval sobre el Río Tuela, una corriente de agua pura y cristalina que se deja oír entre la frondosa vegetación de ribera. El valle del Tuela es todo un descubrimiento en esta etapa del camino Portugués, que no deja de sorprender por su belleza y la humanidad de las personas que el peregrino se encuentra a su paso. Llega una zona de espesa vegetación prácticamente selvática, prosiguiendo la senda sombreada por la espesura de la vegetación. Se toma de nuevo la carretera, tras un pequeño recorrido por el asfalto, se toma el camino a la izquierda, donde aparece Vilaverde. Después de haber pasado por una ribera de prados, se deja atrás el pueblo y se continua por praderas que conducen a cruzar de nuevo a la carretera que acompaña al camino en una gran parte del trayecto. Se toma la carretera asfaltada por una cuesta que condue a Prada y Paço, para desviarse muy pronto a la izquierda, hasta que se observan desde lo alto las primeras casas de la villa de Vinhais. El último tramo es una generosa bajada hasta pisar las primeras calles de la localidad, por la Rua Gago Coutinho y Sacadura Cabral. (31.25km).